Queridos amigos y amigas,

En un año inusitado como lo es el 2020, donde encontrarse, viajar y en general donde la vida
misma debe ser repensada, tuvimos que preguntarnos si tenía sentido realizar el Festival en
estas condiciones. Para nosotros estaba claro que era casi imposible traer invitados -
especialmente de América Latina - como suele ocurrir en nuestro festival. También era
evidente que los calurosos momentos de encuentro en la antesala del cine, en donde desde
hace ocho años la comunidad latinoamericana y sus amigos han podido intercambiar ideas
sobre el cine y el mundo a través de una copa de vino chileno o de unas arepas colombianas,
no podía tener lugar en esta ocasión.


Pero en tiempos de obstáculos y de difíciles posibilidades de movilizarnos, vimos aún con
más importancia poder viajar al menos a través del cine, así como esforzarnos para
mantener vivos los espacios culturales tan necesarios en estos tiempos y reflexionar sobre
nuestro papel en el mundo. Por lo tanto, les damos de nuevo la bienvenida a los
Días de Cine
2020
, esta vez debido a las circunstancias, con algunas conversaciones en línea con los
directores invitados.


Es así como éste año redescubriremos la topografía de las montañas sudamericanas en la
pantalla: desde la Sierra Nevada de Santa Marta:
Thinking like a mountain hasta los Andes
en
La cordillera de los sueños donde hay mucha historia por desenterrar. Los hijos de
madres y padres desaparecidos en
Nuestras madres y los amigos que quedaron atrás en

A media voz también se esfuerzan por aclarar su propio pasado para vivir hoy en paz.

Por otro lado, no sólo una propia historia individual, sino también la un país se verá gracias

a La revolución y la tierra.


La magia del cine nos trae también algo de inmortalidad: al menos a través la pantalla
veremos a
Lemebel y ciertos lugares de Una vez en Venezuela que de otra manera ya no
existirían. ¿Y qué decir de cosas como “la voz” que no pueden existir sino cuando habitan en
un cuerpo como
Vaga carne?  Muchas preguntas e incluso algunas respuestas se pueden
encontrar en esta nueva edición de
Días de Cine donde los documentales tienen un lugar
especial. Creemos que es importante mirar a otras realidades y obtener nuevas perspectivas,
en un momento en que la realidad a menudo nos abruma.


Y para cerrar el programa, proyectaremos en la sección de cine infantil una adaptación
cinematográfica de personajes de cómic conocidos:
Turma da Mônica – Laços, para los
pequeños una nueva aventura, para los grandes quizás un retorno nostálgico a su propia
infancia.


Finalmente, Seguimos nuestra ya tradicional cooperación con el Instituto de Romanística y
Literatura de la Universidad de Goethe. Allí, al final del festival, tendrá lugar un taller con la
directora colombiana Yasmin Angel, radicada en Alemania.


La restricción del espacio y las reglas de distanciamiento también nos han permitido buscar
otras salas de cine. Por lo tanto, nos complace poder presentar este año una selección del
programa en el Filmforum Höchst, además del tradicional cine DFF.


¡Bienvenidos pues al diverso y mágico universo del cine latinoamericano!


Un afectuoso saludo,

 

Team Días de Cine

© 2020 DÍAS DE CINE